La Fuente de la Fama: el órgano hidráulico del Alcázar de Sevilla.

Compartir

La Fuente de la Fama del Real Alcázar de Sevilla, es uno de los muchos rincones con encanto que tiene esta ciudad palatina, herencia de mil años de historia de la ciudad. Visitar el Alcázar es adentrarse en un mundo casi onírico donde confluyen y se mezclan construcciones de dos culturas diferentes: la musulmana y la cristiana. En él podemos ver restos de las estapas taifa y almohade de la antigua Isbilya, mezclados con el gótico de Alfonso X El Sabio, el mudéjar de Pedro I, la huella de los Reyes Católicos y su Casa de la Contratación de las Indias o el renacimiento de los Austrias. Este maravilloso cóctel arquitectónico, histórico y artístico continúa en los inmensos y maravillosos jardines, donde las antiguas huertas musulmanas se fueron transformando durante el renacimiento y el barroco, en el mejor y más exquisito ejemplo de la jardinería sevillana, algo que se mantuvo hasta la creación de las últimas zonas ajardinadas ya en el siglo XX.

Dentro de estos jardines encontramos la Fuente de la Fama, un órgano hidráulico del siglo XVII que es actualmente la única fuente órgano de época barroca que se conserva en España y una de las tres que se conservan en Europa. Construida entre 1614 y 1619, se encuentra en la zona ajardinada que crea el milanés Vermondo Resta durante el primer cuarto del siglo XVII, bajo el reinado de Felipe III: el Jardín de las Damas. 

La Fuente de la Fama se encuentra adosada sobre la conocida como Galería del Grutesco, restos de muralla almohade que Vermondo Resta transforma magistralmente en una galería alta y porticada para pasear a cubierto y disfrutar de los maravillosos jardines. La fuente nos deja claro un aspecto, la importancia que jugó el agua en los jardines del Alcázar en siglos pasados.

La Fuente de la Fama cuenta con diferentes mecanismos hidráulicos, cuya función era producir sonidos a partir de la transmisión del aire. El Terremoto de Lisboa y las diferentes reformas llevadas a cabo en la fuente y en la Galería del Grutesco, acabaron con el funcionamiento de estos mecanismos. En el año 2006, el catedrático de Arqueología Leonardo Lombardi restauró esta cámara hidráulica con un nuevo mecanismo, un órgano hidráulico automático que funciona con la presión del aire producida por el agua, basándose en el sistema que tenían las fuentes de las villas italianas de época renacentista y barroca del siglo XVI. El británico Rodney Briscoe también participó en esta restauración, siendo el único artesano capaz de restaurar la maquinaria de una fuente órgano de estas características en la actualidad, el cual pasa anualmente por Sevilla para su revisión. El mantenimiento regular de la Fuente de la Fama la gestiona actualmente la Fundación Alqvimia Musicae.

Cada hora en punto, la Fuente de la Fama nos deleita con dos piezas musicales, una sacra y otra profana. La primera es el LXVIII Canto de la Inmaculada Concepción, la segunda, de mayor duración, Glosas sobre el Canto Llano. Ambas piezas fueron compuestas en el siglo XVII por el sevillano Francisco Correa de Arauxo.

 

HYDRAULIS: ORIGEN DE LOS ÓRGANOS HIDRÁULICOS

El hydraulis (también llamado hydraulus, hydraulos o hidraula), es un antiguo instrumento musical de viento, que funcionaba con un sistema de receptáculos que se llenaban de agua para mantener la presión del aire. Fue el primer instrumento de teclado, el primer órgano hidráulico y precedente del actual órgano neumático. Se atribuye su creación al griego Ctesibio II de Alejandría en el siglo III a.C., utilizando agua y aire como elementos primordiales. Este ingeniero escribió el primer tratado científico sobre el aire comprimido y su elasticidad, llamado Neumática. Posiblemente haya que ver este invento como el resultado de una prolongada evolución en la fabricación de instrumentos de viento, que tuvo sus raíces en la cultura del antiguo Egipto y considerarlo como un invento greco-egipcio.

El hydraulis fue conocido por los romanos y extendido por todo el Mediterráneo y el Imperio. Necesitaban de una persona que tocara el teclado y se usaba especialmente en representaciones teatrales y espectáculos, dejándose de utilizar en el siglo XIII y recuperado posteriormente durante el Renacimiento italiano. Vitruvio, en su Libro noveno, Capítulo IX, "De los relojes de agua" dice:

"Habiendo Ctesibios observado que la percusión y expulsión del aire daba ocasión a que se produjeran sonidos, partiendo de este principio fue el primero que inventó las máquinas hidráulicas. Además, desarrolló la idea de los surtidores de agua, de las máquinas autómatas y de otras muchas especies de juegos..."

"...tambores dentados...accionados por una misma fuerza motriz, al girar, producen efectos diversos y variados movimientos entre los cuales hacen que se muevan figurillas, giren pirámides pequeñas, se proyecten pedrezuelas o huevos, suenen trompetas y otros semejantes artificios."

ÓRGANOS HIDRÁULICOS CONSERVADOS EN EUROPA: PRECEDENTES DE LA FUENTE DE LA FAMA

Además de la Fuente de la Fama del Alcázar sevillano, fueron varias las ciudades europeas que tuvieron estas fuentes órgano. Además del ejemplo sevillano, aún se conservan otros dos en Roma.

Posiblemente el más conocido y mejor documentado de todos, alcanzando notoriedad y admiración en toda Europa, sirviendo de modelo para los que vinieron después es el construido en Tivoli, Roma, entre 1569-70. Se hace por encargo del cardenal Hipólito II d'Este para la conocida villa que este construye, lleva su nombre y se conoce como Villa d'Este. Fue una novedad absoluta y sería imitado en numerosas villas y palacios italianos. La maquinaria original se perdió en el siglo XVII, siendo reconstruida posteriormente. En el año 2003, tras una larga restauración, el órgano fue recuperado con un funcionamiento neumo-hidráulico, por los mismos expertos que luego restaurarían la Fuente de la Fama del Alcázar: Leonardo Lombardi y Rodney Briscoe.

Este órgano de Tivoli fue el modelo a seguir para la "Fontana dell'Organo" en los jardines del Palacio del Quirinal de Roma, el cual también sufrió a lo largo de los siglos restauraciones y modificaciones para adaptarlo a modas y gustos musicales. Ha llegado a nuestros días alimentado por una bomba eléctrica, fuelles y una rueda de palas que le proporcionan un suministro continuo de agua, que brota naturalmente de un manantial, antiguamente muy abundante y ahora escasa, siendo por ello necesario el mecanismo descrito para su funcionamiento.

Tanto en los casos italianos como en Sevilla, estas fuentes se encontraban en jardines donde el agua brotaba desde muchos lugares. Cerca de estas fuentes se encontraban burladores de donde brotaban finos chorros de agua, a veces de forma discontinua, creando un efecto sorpresa. Inesperadas rociaduras de agua, maniobradas manualmente o puestas en marcha a través de mecanismos escondidos, bañaban a los visitantes, los cuales, la mayoría de las veces, compartían divertidos el juego, especialmente en las calurosas jornadas veraniegas. En el caso de Sevilla, aún se aprecian en el suelo los orificios de estos burladores de agua, repartidos por la zona más antigua de los jardines del Alcázar y de los que ya hablaba Rodrigo Caro en el siglo XVII.

"...las Grutas están tan bien imitadas, que parecen naturales (…) y todas ellas tienen tan espesos saltaderos de agua, y cañuelos menudos, que parece que llueve cuando los sueltan; haciendo, no solamente este oficio tan apacible a los ojos, sino también regalando los oídos con música concertada, que resulta de ocultos órganos, con que artificiosamente están todas estas Grutas compuestas (…) Todas las calles de este jardín están sembradas de muchos, y espesos burladores: con los cuales mojan a los que embobados en mirar la belleza del jardín, y el artificio de las Grutas, incautamente se paran, causando risa a los que los ven mojarse, y huir.” (Caro, 1634, p. 57).

A continuación puedes ver un video donde se puede oír una de las dos melodías que suenan en la Fuente de la Fama:

VER VIDEO

Si quieres organizar tu visita privada en Sevilla para ti, tu familia, amigos o para cualquier otra información, no dudes en contactar conmigo sin ningún tipo de compromiso. Puedes escribirme a:

WHATSAPP: +34637370456

CORREO ELECTRÓNICO: info@tuguiadesevilla.com

Puedes seguirme en:

Facebook: Tu guía de Sevilla

Instagram: Tu guía de Sevilla

 

José Manuel Villalba Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba