La Plaza del Cabildo de Sevilla: el encanto de la ciudad desconocida.

Compartir

La Plaza del Cabildo de Sevilla es un rincón bastante desconocido, a pesar de encontrarse a pocos metros de la catedral y de tener hasta tres accesos diferentes. A pesar de su corta historia, es un lugar con bastante encanto y con un importante pasado, pues además de conservar restos de muralla almohade, ocupa lo que durante siglos fue el histórico Colegio de San Miguel. En este artículo conocerás esta oculta plaza sevillana, veremos qué secretos esconde este céntrico rincón de Sevilla.

LA ESCONDIDA PLAZA DEL CABILDO DE SEVILLA

Podemos acceder a la Plaza del Cabildo a través de tres pasadizos: desde la Avenida de la Constitución, desde la calle Almirantazgo y desde la calle Arfe. Llegaremos a una tranquila plaza con un edificio residencial de tres plantas, forma semicircular y porticado, construido a mediados del siglo XX por Joaquín Barquín y Barón, en el espacio que ocupó durante siglos el antiguo Colegio de San Miguel. Tanto Joaquín como su hermano Fernando, también arquitecto, dejaron muchas obras en Sevilla.

Llama la atención que tanto la Plaza del Cabildo como la reforma de la Real Maestranza, posiblemente sus aportaciones más conocidas en Sevilla, corresponden a un marcado clasicismo. Sin embargo, ambos hermanos destacaron por ser arquitectos con un lenguaje muy contemporáneo, siendo de hecho la Plaza del Cabildo una de las excepciones, dentro de una trayectoria profesional marcada por la modernidad de mediados del siglo XX. Algunas de sus aportaciones son barrios como los de Pio XII, La Candelaria, Amate, o edificios diseñados para la avenida de República Argentina en el barrio de Los Remedios, la calle López de Gomara en Triana o diferentes edificaciones en la provincia de Sevilla, como el Seminario Menor de Pilas diseñado por su hermano Fernando. También fueron muchos los trabajos realizados para la provincia de Cádiz.

Bajo los arcos del pórtico semicircular de la Plaza del Cabildo y en último piso, podemos ver la decoración pictórica que realizó el artista José Palomar, igualmente en un lenguaje clasicista acorde con el edificio.

LA PLAZA QUE SEVILLA QUISO CONSTRUIR

Las reformas urbanísticas del entorno de la Avenida de la Constitución a comienzos del siglo XX, planteaban la creación de una amplia plaza frente a la fachada principal de la catedral, ocupando el solar resultante de derribar el Colegio de San Miguel. Esta plaza pretendía dar la visibilidad que le falta al templo mayor hispalense en su cara oeste. Esa falta de espacio y perspectiva desde donde contemplar el edificio, hacen que aunque oficialmente la fachada principal sea esta, tanto para sevillanos como para visitantes, sea curiosamente la cabecera del templo la que ejerza como tal.

El proyecto lo diseña el arquitecto municipal Juan Talavera y Heredia en 1940 con la participación de José Espiau y Aníbal González y planteaba un amplio espacio rectangular con estanque central donde se reflejaría el mayor templo gótico del mundo. Los laterales de la plaza lo ocuparían dos edificios de estilo neobarroco y una galería porticada junto al Arco del Posigo sería el acceso principal, planteando derribar para ello el Mercado del Postigo, construido por por Espiau pocos años antes. El proyecto contó con licencia de obras e incluso plazos marcados.

Curiosamente, la primera solicitud de licencia de obras que recibe el ayuntamiento para el solar, fue el de un proyecto para construir un frontón. Algo que no convenció en esa ubicación (ya había otros en Sevilla) y que favoreció la idea de convertir el lugar en plaza.

La aparición de restos de muralla almohade y el alto coste del proyecto entre otros factores, acabarían truncando las aspiraciones del Ayuntamiento de Sevilla para este espacio. La ciudad se quedaría sin el histórico Colegio y sin una plaza que, con certeza absoluta, sería hoy uno de los lugares más fotografiados de la ciudad. La necesidad de buscar alternativas al espacio, desembocaría en la construcción de la Plaza del Cabildo de Sevilla.

LOS RESTOS DE MURALLA DE LA PLAZA DEL CABILDO

En el espacio que ocupa la plaza y los edificios residenciales que la forman, encontramos dos lienzos de muralla de la etapa musulmana de Sevilla. En la mayor parte de lugares, verán que la información que habla sobre estos restos dicen que pertenecían a la antigua muralla de la ciudad. Vamos a matizar esto, pues no es del todo cierto. La plaza y su enorno conserva restos de dos lienzos de muralla diferentes. Uno lo encontramos entrando por el acceso desde la calle Arfe. Al entrar por este lugar, lo hacemos a través de un corredor en recodo, por lo que primero giraremos a la derecha y luego a la izquierda para llegar a la Plaza del Cabildo. Pues bien, en ese segundo giro encontramos una reja, un patio interior y restos de muros. Este lienzo de muralla sí es parte de la antigua cerca musulmana de la ciudad.

Este fragmento de muro pertenecía al tramo de muralla que unía el Arco del Postigo con la desaparecida Puerta del Arenal, situada en la confluencia de Arfe con las calles García de Vinuesa, Castelar y Harinas. Gran parte de la muralla de Sevilla sigue conservándose oculta tras los edificios que sobre ella se construyeron, como ocurre en este caso. De hecho, este tramo visible al que nos referimos, corresponde a la trasera de las casas construidas en la calle Arfe junto al citado Arco del Postigo.

Una vez dentro de la Plaza del Cabildo vemos otro lienzo de muralla. Si el anterior tiene una longitud de unos diez metros y se encuentra bastante escondido (solo se ve si entran o salen por el acceso de calle Arfe), este otro tiene unos 50 metros y cierra todo el semicírculo que forma la plaza, siento por tanto perfectamente visible si la visitan.

Este muro no pertenece a la muralla de la ciudad, sino que se trata de un muro secundario que nacía en la muralla, formando angulos de 90 grados con ella, como si fuera la letra "T" y moría en el muro occidental del antiguo patio de abluciones de la Mezquita Mayor. Es decir, este muro llegaba hasta donde hoy se encuentra la iglesia del Sagrario. Recordemos que los tres muros que cierran el actual Patio de los Naranjos se conservaron cuando se levanta la catedral gótica y el muro oeste se derriba para construir la citada iglesia.

Restos de este muro que vemos en la Plaza del Cabildo se siguen conservando bajo la avenida de la Constitución y formaban parte de la alcazaba donde se encontraban el Alcázar y la mezquita, a la cual se accedía desde la ciudad solo por el patio de abluciones. Los accesos directos a la sala de oración, se encontraban dentro de esta ciudadela palatina y fortificada, prohibidos por tanto para gran parte de la población.

EL MERCADO DOMINICAL DE NUMISMÁTICA Y FILATELIA

Muchos sevillanos conocen la Plaza del Cabildo como el lugar donde los domingos se celebra el animado y popular mercado de filatelia y numismática desde la década de 1980. Este mercadillo semanal, era algo que antes se celebraba en la también escondida plaza de Santa Marta, lugar en el que disponían de menos espacio y uno de los factores que llevaron al cambio de ubicación. En el mercado, aparte de monedas, billetes y sellos, podemos encontrar cosas tan diferentes y dispares como cromos, pines, relojes, pequeñas antigüedades, insectos o minerales. La Plaza del Cabildo se ha convertido en una interesante visita para las mañanas de los domingos, encontrándose bastante tranquila el resto de la semana. Bajos sus soportales se encuentrar varios negocios que abren durante toda la semana, algunos de ellos dedicados a antigüedades, numismática y filatelia.

A continuación tienes enlaces a dos artículos muy relacionados con la Plaza del Cabildo, pues formaron parte del mismo contunto de edificios. El Colegio de San Miguel es el que ocupó antes el mismo lugar que hoy lo hace la plaza y el Arquillo de San Miguel unía el colegio con la catedral.

Si quieres organizar tu visita privada en Sevilla para ti, tu familia, amigos o para cualquier otra información, no dudes en contactar conmigo sin ningún tipo de compromiso. Puedes escribirme a:

WHATSAPP: +34637370456

CORREO ELECTRÓNICO: info@tuguiadesevilla.com

Puedes seguirme en:

Facebook: Tu guía de Sevilla

Instagram: Tu guía de Sevilla

 

José Manuel Villalba Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba