Personajes Aragoneses en Sevilla.

Compartir

La presencia de Aragón y de aragoneses en la ciudad de Sevilla, se remonta a la época de la conquista de la ciudad por Fernando III en 1248. Desde ese momento, los aragoneses han estado vinculados y presentes en todas las etapas históricas de la ciudad. Caballeros, nobles, reyes, obispos, devociones y artistas procedentes de Aragón, tuvieron y tienen vínculos importantes con Sevilla.

Fernando III trajo consigo a los primeros aragoneses a Sevilla en 1248. Contó para la conquista de Isbilya musulmana con los llamados 100 caballeros aragoneses, pertenecientes a la Orden de San Jorge. Recibieron el Castillo de Triana e introdujeron la devoción a San Jorge, su patrón, en la ciudad. Dentro del castillo levantarían la primera iglesia de Triana, única iglesia en el barrio hasta la construcción de Santa Ana ya a finales del 1200. Aún se conservan restos visitables bajo el Mercado de Triana.

El patrón de Aragón aparece en muchas imágenes y pinturas en la ciudad de Sevilla, tantas que la lista sería interminable.

LA DEVOCIÓN A LA VIRGEN DEL PILAR EN SEVILLA.


A estos primeros aragoneses en Sevilla se les atribuye también la construcción de la primera capilla de la Virgen del Pilar en la antigua catedral, cuando era aún el edificio de la mezquita almohade adaptado a templo cristiano. Con la construcción de la catedral gótica, una nueva capilla vino a sustituir a la primera y en ella podemos contemplar una maravillosa imagen de la Virgen del Pilar fechada en torno al año 1500, obra de Pedro Millán.

La devoción a la Virgen del Pilar está por tanto ligada a la historia de Sevilla desde hace más de 800 años, siendo una de las más antiguas de la ciudad, hasta el punto de que muchos la consideran la primera patrona. No hay documentación que lo confirme, pero sobre lo que sí existe una leyenda. Esta leyenda nos habla de San Pío, el legendario primer obispo de Sevilla y cómo este, fue testigo junto con Santiago, de la aparición a orillas del Ebro de la Virgen del Pilar. Según la leyenda, Santiago dijo a San Pío que volviera a Sevilla y mandara realizar una imagen de la Virgen sobre un pilar, tal como a ellos se les había aparecido. Esa leyenda se hizo popular en las últimas décadas del siglo XX a raíz de la publicación en un libro, pero no hay ningún tipo de documentación antigua que la sostenga.

Del siglo XVIII es la imagen de la Virgen del Pilar que se venera en la iglesia de San Pedro, donde reside la Hermandad de María Santísima del Pilar. El origen parece que viene ligado también a los caballeros aragoneses que acompañaron a Fernando III en la conquista de Sevilla. Al principio estuvo formada solo por aragoneses y descendientes de estos, hasta que a finales del siglo XVII la hermandad permitió la entrada de devotos sin distinción del lugar de nacimiento. Procesiona cada año por las calles del barrio en el día de su festividad.

También podemos ver otra imagen de la Virgen del Pilar en la iglesia del Santo Ángel, esta ya del siglo XX. Y no podemos olvidar que en la Semana Santa sevillana, la Virgen del Pilar aparece en varios pasos procesionales. Entre ellos destacar la que aparece en uno de los varales del paso de palio de la Virgen de la Merced, de la hermandad de Pasión; en la delantera del paso de la Virgen de las Aguas de la hermandad del Museo; en la delantera del palio de la Virgen de la Salud de la hermandad de San Gonzalo (regalada a la hermandad sevillana por una devota de Zaragoza);o la más conocida, la que encontramos en la delantera del paso de la Esperanza Macarena, realizada en plata. Ya a finales del siglo XIX, la Macarena llevaba una Virgen del Pilar a sus pies pero la que vemos actualmente cada "Madrugá" de Viernes Santo lo hace desde 1942. Esta vinculación de la Macarena y Sevilla con la Virgen del Pilar, llevó a la capital andaluza a regalar a la capital maña una imagen de la Esperanza en plata y marfil, para que cada 12 de octubre procesionara a los pies de la Virgen del Pilar de plata en su carroza. Durante el resto del año, la pequeña Macarena de plata puede verse en el Museo Pilarista.

Podemos afirmar por tanto sin miedo a equivocarnos, que la Virgen del Pilar es la que más veces procesiona durante la Semana Santa sevillana.

REYES ARAGONESES EN SEVILLA


También encontramos reyes aragoneses en la historia de Sevilla. La presencia de reyes en la ciudad fue frecuente, especialmente hasta los Reyes Católicos, pues para luchar contra los musulmanes, los monarcas se establecieron durante largas temporadas en la ciudad por la cercanía de la frontera con estos. La presencia de Isabel y Fernando en la ciudad fue frecuente y aunque Sevilla era castellana, el aragonés y sus tropas lucharon activamente para conquistar Granada. Durante su estancia en Sevilla, los Reyes Católicos llevaron a cabo diferentes empresas constructivas. No podemos olvidar que la catedral gótica estaba culminándose en esos años y que en el Alcázar, fueron ellos los que iniciaron la construcción del piso superior. Fundaron la Casa de la Contratación de las Indias y dirigieron gran parte de la empresa americana desde la ciudad. Fernando II de Aragón deja por tanto una importante huella en la ciudad, aunque su labor y presencia fuera como consorte, ya que Sevilla pertenecía a la corona castellana y era Isabel la cabeza visible de sus obras en la ciudad. En el Alcázar de Sevilla nació en 1478 el infante Juan de Aragón, Príncipe de Asturias y heredero al trono de Castilla y Aragón, algo que impediría su temprana muerte con 19 años.

Siguiendo con reyes y reinas aragoneses en Sevilla, citar a don Jaime I de Aragón, al cual podemos ver en la portada del Museo de Bellas Artes de Sevilla. La portada no se encontraba originalmente donde hoy la vemos sino en el extremo opuesto del edificio. Presidía la entrada a la iglesia del convento, perteneciente a la orden de los mercedarios. La antigua iglesia de la Merced es hoy la sala principal del edificio y en su antigua portada, desde 1945 colocada como portada de entrada al museo, encontramos en la hornacina central a la Virgen de la Merced junto a San Pedro Nolasco, fundador de la orden y al rey Jaime I de Aragón, protector de la misma. Al rey Jaime I lo volvemos a encontrar en el interior del museo, concretamente en un lienzo de Alonso Vázquez.

La hija de Jaime I, Violante de Aragón, nació en Zaragoza y fue esposa del rey Alfonso X El Sabio, residiendo por tanto en Sevilla durante largos períodos. Ambos fueron los progenitores del sucesor al trono, Sancho IV. Sucesión por otro lado muy polémica y que provocó una guerra civil, algo ya comentado en otros artículos como en el del NO8DO, subido unas semanas atrás.

No hay certeza de si los restos de Violante se encuentran junto a los de su esposo en la Capilla Real de la catedral. Lo que sí sabemos es que su hija, la infanta doña Berenguela, se encuentra enterrada en el Monasterio de San Clemente, donde puede contemplarse la siguiente lápida.

OTROS PERSONAJES ARAGONESES RELACIONADOS CON SEVILLA


Son muchos los personajes aragoneses presentes en Sevilla, ya sean nacidos en Aragón o vinculado con la región. Faltan nombres porque la lista sería extensa y más si incluimos a hijos o descendientes de aragoneses. Por ejemplo una nieta de Agustina de Aragón (que aunque catalana de nacimiento está muy vinculada con Aragón y especialmente con Zaragoza), nació en Sevilla y vivió en la calle Alcázares. A continuación vamos a citar a algunos que creo que no pueden faltar en esta lista.

FRANCISCO JOSÉ DE GOYA Y LUCIENTES:

Entre los personajes aragoneses en Sevilla no podía faltar el más universal de todos, presente con varias obras en la ciudad. La más conocida es la que se encuentra en la Sacristía de los Cálices de la catedral hispalense, un lienzo de gran tamaño donde representa a las santas sevillanas Justa y Rufina (hablamos más detalladamente de esta obra en el artículo sobre los aragoneses en la catedral de Sevilla, verán el enlace al final de este artículo).

En el Archivo de Indias podemos ver otras dos obras de Goya, dos retratos de Carlos IV y María Luisa de Parma. Fueron encargados por la Real Fábrica de Tabacos en 1789 con motivo de la visita de los monarcas, recien coronados, a Sevilla. Los retratos fueron sufragados por los trabajadores de la fábrica y pertenecen a la primera etapa del pintor, antes de su genial madurez artística. La obras fueron a Madrid a finales del XIX y allí permanecieron hasta que Sevilla consigue traerlos de vuelta en 1999.

Por último citar la obra que se encuentra en el Museo de Bellas Artes, el retrato del canónigo don José Duaso, así como las obras de temática taurina que se encuentran en la Casa de Pilatos y en el museo de la Real Maestranza.

SANTA ISABEL DE PORTUGAL:

Isabel de Portugal o Isabel de Aragón nace en la Aljafería de Zaragoza en 1271, llegando a ser reina de Portugal entre los años 1282 y 1325 por su matrimonio con Dinis I. Murió en Estremoz, Portugal en 1336. Hija del rey Pedro III de Aragón y Constanza de Sicilia, fue beatificada en el siglo XVI y canonizada en el XVII, tras lo cual fue trasladado su cuerpo al monasterio de Santa Clara-a-Nova de Coimbra, conocido también como convento de Santa Isabel. A menudo se confunde con Santa Isabel de Hungría que fue su tía abuela y el motivo por el que la llamaron Isabel. En Sevilla podemos encontrar una representación escultórica en la portada de la iglesia de la Consolación, más conocida como iglesia de los Terceros por haber pertenecido al convento de la Orden Tercera de San Francisco. En su interior, en la antigua capilla de El Calvario se conservan también unas pinturas al fresco en la bóveda, donde aparecen representados cuatro santos, entre ellos Santa Isabel de Portugal.

En el Museo de Bellas Artes se encuentra una obra de Francisco Pacheco realizada en torno a 1610 que representa también a la santa aragonesa. Formaba parte de un retablo que se encontraba en la iglesia de San Esteban. La obra no se encuentra expuesta en la actualidad.

SAN JOSÉ DE CALASANZ:

Nació en Peralta de la Sal, en la provincia de Huesca en 1557 y se ordenó como sacerdote con 25 años, tras lo que marcharía a Roma. Al poco de llegar a la ciudad, un desbordamiento del Tíber provocó numerosas víctimas, algo que haría que José se implicase en socorrer y ayudar a los afectados. Fueron muchas las familias que quedaron en situación desfavorecida y muchos los niños que necesitaron ayuda. Sería con ellos con los que más se volcaría el oscense y se convirtió en su vocación. Acabaría fundando una escuela de enseñanza gratuita en la sacristía de la iglesia de Santa Dorotea en el barrio del Trastévere. Al principio eran pocos niños los que asistían pero con el paso del tiempo acabó por quedarse pequeña y teniendo que buscar otro lugar. Así llegarían a la iglesia de San Pantaleón donde después de haber creado la primera escuela en el Trastévere, acaban estableciéndose y formando la primera escuela cristiana, popular y gratuita. Él ya nunca volvería a su tierra, se quedó en Roma donde murió y donde se encuentra enterrado, precisamente en la iglesia donde formó la escuela, San Pantaleón.

En Sevilla tiene un colegio dedicado a él en el sevillano barrio de Triana, situado en la calle también dedicada a él mismo. En la citada anteriormente portada de la iglesia de los Terceros vemos una imagen del santo realizada en barro cocido.

SANTA ÁGUEDA:

Santa Águeda o Santa Ágata es una mártir siciliana del siglo III que, aunque no tenga relación directa con Aragón, son muchos los rincones de la comunidad y también de España donde se le tiene gran devoción. Considerada como patrona de las mujeres, su festividad se celebra cada 5 de febrero. En la iglesia del Portillo de Zaragoza exponen para su veneración en ese día reliquias de la santa. En Sevilla podemos verla en uno de los retablos de la iglesia de San Bartolomé.

SANTA GENOVEVA TORRES MORALES:

Aunque nació en Castellón, desarrolló gran parte de su labor en Aragón, fundando la "Sociedad Angélica" para dar amparo a mujeres solas y fundó el Instituto del Sagrado Corazón de Jesús y de los Santos Ángeles. Desde la Casa Madre de Zaragoza, su labor se extendió rápidamente. En Sevilla tiene una imagen y reliquias en la capilla de la Plaza de Molviedro, sede de la Hermandad de Jesús Despojado.

SAN VICENTE MÁRTIR:

Vicente de Huesca fue un clérigo hispanorromano que vivió entre los siglos III y IV, fue diácono de San Valero y bajo el gobierno de Diocleciano fue denunciado, encarcelado y martirizado en Valencia, de donde es patrón. En Sevilla cuenta con una iglesia dedicada a su culto, la de San Vicente, una de las parroquias históricas de la ciudad. En ella se celebra misa mozárabe en su honor y se conservan reliquias que se exponen para su veneración cada 22 de enero, festividad del santo.

SAN LORENZO:

Su lugar de nacimiento es un enigma aunque la tradición lo ubica en Huesca, de donde es patrón. Tras su paso por Zaragoza marcharía a Roma donde será uno de los siete diáconos del Sumo Pontífice y donde acabará recibiendo el martirio, quemado en una parrilla de hierro. Es muy querido en Sevilla ya que aparte de tenerle dedicada otra de las parroquias históricas de la ciudad, en ella recibió culto la imagen de mayor devoción de la ciudad, Jesús del Gran Poder. La imagen actualmente se encuentra en la basílica del mismo nombre junto a la parroquia. Ambos templos se ubican en una de las plazas más bonitas de la ciudad, también dedicada al santo patrón de Huesca.

SAN VALERO:

El patrón de Zaragoza no cuenta con iglesia ni imagen en la ciudad de Sevilla, pero sí que se celebran cultos cada 29 de enero, día de su festividad en la iglesia del Santo Ángel y organizada por la Casa de Aragón. Así que si estás por Sevilla el día de San Valero y eres devoto, puedes asistir a la misa que se le dedica, aunque ya te aviso que lo de comer roscón será más difícil.

SAN FERNANDO:

Sevilla y Teruel comparten a uno de sus santos patrones, pues las dos tienen a San Fernando como patrón de la ciudad. Fernando III, zamorano de nacimiento, fue quien conquistó Sevilla a los musulmanes en 1248 y se encuentra enterrado en la Capilla Real de la Catedral de Sevilla. La espectacular urna de plata que guarda sus restos es obra de Laureano de Pina de finales del siglo XVII y se abre cuatro mañanas al año para su veneración.

San Fernando comparte el patronazgo turolense junto con Santa Emerenciana y los copatronos Santos Mártires Juan de Perusa y Pedro de Saxoferrato. En Sevilla lo encontramos en muchos lugares como a la entrada de la Capilla Real de la catedral, en la Sacristía Mayor en una imagen de Pedro Roldán o en el monumento a él dedicado en Plaza Nueva.

LUIS BUÑUEL:

Luis Buñuel Portolés nació en Calanda, provincia de Teruel en el año 1900. En plena Guerra Civil española marchó a Francia, iniciando un periplo por diferentes ciudades europeas al servicio de la República y alejado del cine. Pasó por Hollywood, volvió a París, luego fue a Nueva York, buscando siempre sobrevivir fuera de España. El cine dejó de ser una prioridad, trabajó en lo que pudo hasta que México se cruzó en su camino y con él su vuelta a la dirección cinematográfica. Su película"Los Olvidados" es una de las pocas declaradas por la UNESCO como Memoria del Mundo, dentro del apartado Patrimonio Audiovisual (junto a títulos como "El Mago de Oz", "Metrópolis", "Neighbours" o las obras realizadas por los hermanos Lumière). Esta producción lo llevó de nuevo a París para presentarla, lo que le haría volver a España en la década de 1960. Reconocidísimo internacionalmente, muchas de sus obras fueron galardonadas con importantes premios. En 1973 ganó el Oscar a la mejor película extranjera por "El discreto encanto de la burguesía".Dejó para la historia cintas como "Viridiana" , "Un perro andaluz", considerada como la película más significativa del cine surrealista, o "Ese oscuro objeto del deseo", su última película y nominada a dos premios Oscars. Esta le trajo a Sevilla, donde se ambienta y se graba con el Barrio de Santa Cruz como escenario.

AVEMPACE:

Ibn Bayya, conocido en castellano como Avempace, fue filósofo andalusí nacido en la capital de la taifa de Zaragoza a finales del siglo XI y murió en Fez en 1139.

Estudió filosofía en la escuela coránica de Zaragoza y su fama de sabio, poeta y músico, sirvió para que los almorávides favorecieran su carrera, llegando según las fuentes a desempeñar el cargo de visir. Conquistada Zaragoza por los cristianos en 1118, huye al sur, aún en manos de los almorávides y llega a Andalucía. Aquí prosigue sus estudios filosóficos, su tarea de escritor y su dedicación a la enseñanza. Residió en Jaén, Almería, Granada y Sevilla, antes de marchar a Fez donde se estableció hasta el final de su vida.

SANTA OROSIA:

Nacida en Bohemia, llegó a Aragón según la tradición tras casarse por poderes con el rey Fortún Garcés. A su llegada a Aragón, la comitiva sería apresada por los musulmanes y todos serían ejecutados excepto ella, a la que se le dio la opción de casar con el califa cordobés Miramamolín y abrazar el Islam. Al negarse, sería torturada y descuartizada. Sus atributos son la corona y el cetro por ser hija de reyes y la palma del martirio. En Sevilla, en el convento del Espíritu Santo podemos encontrar una talla en madera de la santa. Se encuentra en un retablo barroco del siglo XVII dedicado al Sagrado Corazón de Cristo donde en el centro, en el espacio reservado como manifestador para exponer la custodia con el Santísimo, fue colocada para su veneración.

JOSEFA MANUELA PALAFOX Y CARDONA:

Nacida en Ariza (Zaragoza), llega a Sevilla en el 1701 llamada por su hermano, Jaime de Palafox y Cardona, arzobispo de la ciudad. Josefa era religiosa capuchina y llega acompañada de otras 5 religiosas con la motivo de la fundación por parte de su hermano del convento dedicado a Santa Rosalía, devoción que este trajo a Sevilla desde Palermo, donde había sido arzobispo antes de llegar a la capital hispalense. Josefa se convertirá en la primera abadesa del convento, en él murió y fue enterrada. Entre las cinco capuchinas que la acompañaban estaba también una sobrina, Andrea Serafina Moncayo Palafox.

El edificio se sitúa muy cerca de la citada plaza de San Lorenzo y sufrió un importante incendio en la segunda mitad del siglo XVIII y la comunidad de religiosas tuvo que ser  trasladada a San Clemente. Cuenta la leyenda, que de la tumba de Josefa salía una voz que decía "Llevadme con mis hijas, llevadme con mis hijas" por lo que abrieron la tumba y descubrieron que el cuerpo se encontraba incorrupto. Tras estos hechos se inició el proceso de beatificación pero quedó paralizado precisamente por haber sido abierta su tumba, algo que ya predijo en vida, pues había dicho que nunca llegaría a ser santa.

El interior de la iglesia conserva un conjunto de retablos realizados por Cayetano de Acosta que lo convierten en uno de los mejores ejemplos del barroco sevillano.

DOMINGUITO DEL VAL:

Nacido en Zaragoza, era un niño acólito y cantor de la Seo en el siglo XIII. Según la leyenda fue martirizado en la cruz por los judíos y posteriormente descuartizado y lanzados sus restos al Ebro, donde luego se hallaron y recuperaron. Se le representa crucificado y vestido de monaguillo. En Sevilla tiene un altar dedicado en la nave del Evangelio de la iglesia de San Nicolás.

SANTA ENGRACIA:

Engracia de Zaragoza nació en Braga, Portugal y murió en la capital aragonesa en el año 303 víctima de persecución y martirizada. Sus restos se encuentran en la cripta de la Basílica dedicada a ella en la ciudad. En Sevilla tenemos una representación pictórica de ella en el Museo de Bellas Artes. Pertenece a la serie de pinturas que Zurbarán y su taller realizaron sobre la figura de varias santas populares.

BEATO CEFERINO GIMÉNEZ MALLA:

Conocido como "El Pelé", nació en Fraga, en 1861 y murió en 1936 en Barbastro, ambas localidades pertenecientes a Huesca. Ceferino fue un laico de raza gitana y murió fusilado en Barbastro en 1936 a comienzos de la Guerra Civil al salir en defensa de un sacerdote. Juan Pablo II lo beatificó el 4 de mayo de 1997, convirtiéndose en el primer beato de su raza y su festividad se celebra desde entonces en ese día. En Sevilla se hizo un personaje conocido a raíz de su beatificación y es que el conocido como Cristo de los Gitanos, salió en procesión extraordinaria para celebrar en la catedral una misa de acción de gracias por el acontecimiento. Miembros de esta hermandad por cierto, plantean una nueva salida extraordinaria de la imagen el próximo mes de mayo, coincidiendo con el 25 aniversario de la beatificación de El Pelé. La procesión podría llevar al Cristo de los Gitanos al barrio de Triana, donde se funda la hermandad a mediados del siglo XVIII. En el santuario donde tiene su sede la hermandad, pueden contemplar una imagen del beato.

CALLES DE SEVILLA VINCULADAS CON ARAGÓN


Son varias las calles dedicadas a personajes y lugares aragoneses en Sevilla. Entre las primeras destacan las dedicadas a Goya y a Baltasar Gracián en Nervión; a Miguel Servet en el Tiro de Línea; la importante avenida Ramón y Cajal (navarro de nacimiento pero considerado como aragonés por su estrecha relación con Aragón), que atraviesa entre San Bernardo, Nervión y el Plantinar; a San José de Calasanz en Triana; o la calle Joaquín Costa junto a la Alameda de Hércules. Entre las dedicadas a lugares de Aragón, encontramos en el barrio de El Cerro del Águila por ejemplo la calle Aragón, la calle Teruel, la calle Daroca, la calle Calatayud, o la calle Huesca. Pero de entre las calles dedicadas a lugares aragoneses, destaca por su ubicación la calle Zaragoza, llamada así desde 1845. Une puntos muy importantes del centro histórico, como son la Plaza Nueva con la calles Reyes Católicos y San Pablo. Antiguamente se llamó calle de la Pajería, nombre que designaba en realidad a toda la zona próxima a la laguna que existía en el entorno. Este nombre está documentado desde el siglo XIII, desde que la ciudad fuera conquistada a los musulmanes.

La casa más conocida de la calle Zaragoza es la llamada casa de Santa Teresa en el número 60. En este lugar se ubicaron las monjas carmelitas que acompañaron a la santa en la fundación de su convento sevillano. Esta sería su segunda sede en la ciudad. Antes se habían alojado en la antigua calle de las Armas y después ya en el Barrio de Santa Cruz donde encontramos el convento de San José, su emplazamiento definitivo.

PABELLONES DE ARAGÓN EN LAS EXPOSICIONES DE SEVILLA


Fueron dos las exposiciones internacionales celebradas en Sevilla durante el siglo XX. La primera fue la Exposición Iberoamerica de 1929, la segunda, más reciente y de la que este año se cumplen ya treinta años, la Exposición Universal de 1992. En ellas participaron las diferentes comunidades autónomas con un pabellón. Pueden ver los dos pabellones aragoneses en Sevilla en las siguientes fotografías:

LA CASA DE ARAGÓN EN SEVILLA


No podemos hablar de la presencia de aragoneses en Sevilla sin hablar de La Casa de Aragón. Se funda en 1995 y es punto de encuentro no solo para aragoneses que viven en Sevilla, sino también de sevillanos vinculados con tierras aragonesas. Entre sus socios fundadores y miembros encontramos a personalidades importantes para la vida cultural, científica y académica sevillana. Ejemplos son Manuel Pellicer Catalán, Catedrático de Arqueología; Francisco Gascón Latasa, físico, investigador y docente; Abel Moreno Gómez, onubense de nacimiento pero vinculado con Aragón y la Casa por su esposa, a la que conoció durante su estancia en Aragón. El músico está muy vinculado con las cofradías de Semana Santa, debido a las numerosas marchas procesionales que ha compuesto y también es el creador del Himno de la Casa de Aragón.

Otra importante personalidad es José Enrique Ayarra Jarné, el "padre Ayarra", del que hablamos en el artículo de los Aragoneses en la catedral de Sevilla.

La Casa de Aragón tiene su sede en el barrio de Nervión, cuenta con un coro, realiza multitud de actividades como reuniones periódicas, talleres, conferencias o visitas culturales. A lo largo del año organizan actividades especiales coincidiendo con las principales festividades, tradiciones y celebraciones aragonesas. Entre ellas destacan la ya citada misa en honor de San Valero, cada 29 de enero en la iglesia del Santo Ángel; la festividad de Santa Águeda; la de los Amantes de Teruel; la Cincomarzada, con una comida en el sevillano Parque del Alamillo; el día de San Jorge, patrón de Aragón; o las Fiestas del Pilar; además de otras actividades como el encuentro de coros y el de casas regionales.

Aquí tienes un enlace a la web de la Casa de Aragón de Sevilla.

A CONTINUACIÓN TIENES OTROS ARTÍCULOS DEL BLOG QUE TAMBIÉN PODRÍAN INTERESARTE:

Si quieres organizar tu visita privada en Sevilla para ti, tu familia, amigos o para cualquier otra información, no dudes en contactar conmigo sin ningún tipo de compromiso. Puedes escribirme a:

WHATSAPP: +34637370456

CORREO ELECTRÓNICO: info@tuguiadesevilla.com

Puedes seguirme en:

Facebook: Tu guía de Sevilla

Instagram: Tu guía de Sevilla

 

José Manuel Villalba Rodríguez

2 comentarios en “Personajes Aragoneses en Sevilla.”

  1. He leído los tres artículos sobre los aragoneses en Sevilla y me parece un trabajo muy minucioso, bien documentado y lleno de historia, curiosidad y anécdotas. Lo recomiendo a todos que lo lean, sobretodo a los aragoneses en general y en particular a los que tengan vínculos con Sevilla.
    De nuevo mi enhorabuena José Manuel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba