Pedro Millán y el Entierro de Cristo más antiguo de España.

Compartir

La obra Llanto sobre Cristo muerto, realizada hacia 1490 por Pedro Millán y conservada en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, pasa por ser una de las representaciones del Entierro de Cristo más antiguas de España, en concreto la más antigua conservada en bulto redondo.

Esta magnífica pieza formaba parte originalmente de un conjunto de tres obras realizadas para un retablo de la Capilla de San Laureano de la Catedral de Sevilla. El Llanto sobre Cristo muerto estaba acompañado de la imagen de Cristo Varón de Dolores, también actualmente en el Museo de Bellas Artes y el grupo de la Piedad o Lamentación, conservado en el Museo del Hermitage de San Petersburgo.

Están consideradas como unas de las primeras obras de Pedro Millán. A la primera imagen a la que se le pierde la pista fue al grupo de la Lamentación, el cual pudo salir de la catedral a finales del siglo XVIII, llegando a Aracena (Huelva). Allí sería adquirido en 1880 por el deán López Cepero y pocos años después por el Gran Duque Constantino de Rusia. La identidad de la obra se perdió al ir pasando de mano en mano, dándose incluso por perdida durante mucho tiempo. Elías Tormo la localiza en el Palacio de Mármol de San Petersburgo en 1911, catalogada entonces como una escultura de la escuela alemana. Hoy forma parte de la colección del Museo del Hermitage.

Las otras dos obras, el Cristo Varón de Dolores y Llanto sobre Cristo muerto, permanecieron en la catedral hispalense hasta comienzos del siglo XIX, localizadas por Francisco Murillo Herrera en la iglesia de El Garrobo (Sevilla), pasando en 1970 a incorporarse a la colección del Museo de Bellas Artes donde hoy las encontramos.

Llanto sobre Cristo Muerto de Pedro Millán

Podríamos centrarnos a describir y conocer la historia de cualquiera de las tres obras de Pedro Millán que hemos citado. La Lamentación por su azaroso viaje hasta Rusia y el Varón de Dolores por ser, seguramente, la escena central de aquel desaparecido retablo, pero nos vamos a ceñir a la obra Llanto sobre Cristo muerto, la representación escultórica del entierro de Cristo más antigua de las que conservamos en España.

Encontramos la obra en la Sala I del Museo de Bellas Artes de Sevilla, la cual se centra en el arte del siglo XV en la ciudad, momento clave para entender tanto la pintura como la escultura que se desarrollarán en la capital hispalense en los siglos posteriores.

El desconocimiento de los artistas locales de lo que se hacía a nivel artístico en Europa era un hecho. La tradición mudéjar era lo que imperaba en la ciudad a comienzos del siglo XV, pero el desarrollo comercial y la progresiva consolidación del puerto de Sevilla como enlace de rutas comerciales europeas, especialmente entre Flandes e Italia, favorece la llegada de artistas foráneos. Estos se irán estableciendo en la capital hispalense buscando nuevas posibilidades de trabajo debido a la creciente demanda. Los artistas flamencos, centroeuropeos e italianos, traerán las novedades estéticas que irán poco a poco cuajando en Sevilla y los artistas locales comenzarán a adoptarlas y desarrollarlas. Si en el artículo anterior hablábamos de Mercadante de Bretaña como introductor de la escultura gótica, Pedro Millán será posiblemente su mejor alumno y por tanto, el primer escultor de la incipiente escuela sevillana. El desconocimiento tanto de su biografía como de su producción es evidente. Pocos estudios se les han dedicado, la información sobre él no es abundante pero su Llanto sobre Cristo muerto está perfectamente documentada, firmada por el propio autor (algo poco frecuente en la época) y fechada en torno a 1490.

El conjunto es una pieza única, realizada en terracota o barro cocido y hueca en su interior, presentándonos a Cristo yacente en el centro de la escena y siete personajes que lo rodean a modo de semicírculo, permitiendo una perfecta visión frontal.

La pieza mide 1,23 de ancho, 0,62 de alto y 0,45 de profundidad y nos presenta una clara influencia centroeuropea. En los extremos encontramos a Juan Nicodemo y José de Arimatea. Ambos portan una sábana con el cuerpo muerto de Cristo y lo depositan sobre el sepulcro. Al fondo de la escena, tras el cuerpo yacente, observamos a María, las Santas Mujeres y San Juan Bautista. En el frente del sepulcro aparecen símbolos de la pasión como los clavos y la corona de espinas, cardos y una filacteria o cinta donde podemos ver la firma del artista "Pedro Millán imaginero".

Destacan el dramatismo y la expresividad tanto de los rostros como de las actitudes de los personajes. María aparece rota de dolor, casi desfallecida, una forma de representar a la madre muy frecuente hasta mediados del siglo XVI. Tras el Concilio de Trento, a María se la comenzará a representar doliente pero entera, desapareciendo poco a poco la imagen de mujer al borde del desmayo, evitando así mostrar su debilidad.

Cristo aparece representado con bastante naturalismo, vemos el rostro sereno en contraste con el dramatismo del resto de personajes, el cuerpo y la cabeza se giran elegantemente hacia el espectador. El dramatismo de la escena lo aportan los personajes que lo rodean, la línea ondulante que forman sus posturas y los gruesos pliegues de sus ropajes, elementos que intensifican el dolor de la escena representada.

Pedro Millán fue estudiado a fondo por José Gestoso y Florentino Pérez Embid, pero tras ellos se ha investigado poco sobre el artista. Buena parte de su obra está documentada, pero otras piezas siguen siendo aún atribuciones. Entre las primeras, destacar las imágenes de profetas que aparecen en las portadas del Nacimiento y el Bautismo de la catedral de Sevilla; la Virgen del Pilar también conservada en el interior de la misma; San Cosme y San Damián en la portada del sevillano convento de Santa Paula, San Miguel, conservado en el Victoria & Albert Museum de Londres o los otros dos conjuntos que acompañaban al Llanto sobre Cristo muerto en la capilla de San Laureano de la catedral: Cristo Varón de Dolores (también en el Museo de Bellas Artes de Sevilla) y la Piedad o Lamentación del Museo del Hermitage de San Petersburgo, ambas citadas al comienzo del artículo.

 

Si quieres organizar tu visita privada en Sevilla para ti, tu familia, amigos o para cualquier otra información, no dudes en contactar conmigo sin ningún tipo de compromiso. Puedes escribirme a:

WHATSAPP: +34637370456

CORREO ELECTRÓNICO: info@tuguiadesevilla.com

Puedes seguirme en:

Facebook: Tu guía de Sevilla

Instagram: Tu guía de Sevilla

 

José Manuel Villalba Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba