Visitar y subir a la Giralda.

Compartir

La Giralda de Sevilla es probablemente una de las torres más bonitas del mundo y seguramente querrás visitarla y subir durante tu estancia en Sevilla, aquí encontrarás toda la información que necesitas. Si quieres realizar una visita guiada de la Catedral de Sevilla no dudes en consultarnos.

Lo primero que debes saber es que la Giralda es el campanario de la Catedral de Sevilla. Lo que es algo obvio para sevillanos, muchos turistas lo desconocen. Por tanto, para subir a la Giralda, tienes que entrar a la catedral y por tanto, adquirir la entrada para su visita. Puedes elegir entre dos opciones: sacar tu entrada en taquilla (siempre que haya disponibilidad para ese día), ubicada en la Puerta del Príncipe, también conocida como la de San Cristóbal (en el lateral sur, la puerta que mira al Alcázar y al Archivo de Indias), o bien por internet, donde pagarás 1€ menos por entrada y donde podrás adquirirla de forma anticipada. Aquí tienes el enlace al sitio oficial de la Catedral de Sevilla.

Al ser una construcción medieval, la Giralda no tiene ascensor y la subida se realiza a pie mediante 34 rampas y una escalera final. Al lugar donde puedes subir es al campanario y desde allí, tendrás las mejores vistas de Sevilla.

La Giralda actual, es el resultado de la fusión de gran parte de lo que fue el minarete o alminar de la Mezquita Aljama almohade, con el campanario renacentista, realizado por el arquitecto cordobés Hernán Ruíz II entre 1558 y 1568. La subida mediante rampas tiene su explicación en que, al ser un alminar y por tanto, el lugar desde donde se llamaba a la oración a los fieles, el almuédano subía cinco veces al día, una por cada oración y en muchas ocasiones lo hacía a caballo.

Si accedes a la catedral por la Puerta del Príncipe porque has comprado la entrada directamente en taquilla, la Giralda se encuentra prácticamente en el lado opuesto. Si por el contrario compras tu entrada anticipadamente por la web, accedes al templo por la puerta del Patio de los Naranjos que se encuentra pegada a la torre, por lo que podrás entrar y subir directamente.

La Giralda ofrece vistas interesantes de la ciudad de Sevilla no solo desde su campanario, también las ofrece durante la subida. Al tener ventanas en sus cuatro caras, puedes observar el panorama desde ellas mientras subes, por lo que si tienes problemas para caminar y no quieres llegar hasta la parte más alta, puedes iniciar la subida, ver las vistas desde las primeras ventanas, llegar hasta donde puedas y cuando te canses, bajar.

Entre subir, ver las vistas y bajar, calcula que necesitarás aproximadamente una media hora. Ten en cuenta también que subirás y bajarás por las mismas rampas, por lo tanto el espacio no es especialmente amplio, al menos de ancho. Tenlo en cuenta si te agobian los lugares estrechos o muy cerrados. A medida que vas subiendo, el corredor se va haciendo más estrecho. Sin embargo, las rampas más altas tienen menos inclinación que las primeras, que son las más inclinadas. Si vienes con niños no te preocupes, correr subiendo y bajando rampas les encanta, de hecho seguramente sea su parte favorita de la visita a la catedral.

Ni que decir tiene, que si entras en la Catedral de Sevilla con la idea de subir a la Giralda, tengas previsto traer calzado cómodo y evita traer chanclas, sandalias o cualquier tipo de calzado demasiado suelto.

TAMBIÉN PODRÍAN INTERESARTE:

Si quieres organizar tu visita privada en Sevilla para ti, tu familia, amigos o para cualquier otra información, no dudes en contactar conmigo sin ningún tipo de compromiso. Puedes escribirme a:

WHATSAPP: +34637370456

CORREO ELECTRÓNICO: info@tuguiadesevilla.com

Puedes seguirme en:

Facebook: Tu guía de Sevilla

Instagram: Tu guía de Sevilla

 

Tu Guía de Sevilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Ir arriba