La Batalla del Puente de Triana: leyenda de la calle Duende.

Compartir

El artículo de hoy nos lleva de nuevo a Triana, como tantas veces, y hoy hablaremos de una doble historia: la Batalla del Puente de Triana y a la leyenda de la calle Duende.

A las espaldas de la mayor iglesia del barrio, la del antiguo convento dominico de San Jacinto, se encuentra una estrecha calle que pasa inadvertida para muchos. Es la actual calle Ruiseñor, nombre que tiene desde 1859. Antes, su nombre fue el de Calle del Duende, por una leyenda que ahora vamos a relatar.

Solo los trianeros viejos recuerdan ese antiguo nombre y esa antigua leyenda. Los trianeros nuevos pasan por su lado hoy sin conocer lo que allí ocurrió hace doscientos años y que debería permanecer en la memoria colectiva del arrabal. No ya por la leyenda, sino por la historia real que da lugar a la leyenda.

Para adentrarnos en la historia de hoy tenemos que dar marcha atrás en el tiempo, hasta aquellos días en los que Napoleón quiso hacer de estas tierras parte de su imperio.

La ocupación de Sevilla por las tropas francesas llegó a comienzos de 1810 y se mantuvo hasta finales de agosto de 1812. Dos años y medio de cambios forzados en la ciudad. La falta de cuarteles donde alojar a las tropas, convirtió muchos de los antiguos conventos en alojamientos militares para los franceses. Se llevaron a cabo expolios de obras de arte y el derribo de varios edificios históricos. Es de sobra conocido el robo de pinturas, entre ellas muchos de los lienzos que Murillo había realizado para Sevilla. Uno de ellos, fue el de la Inmaculada Concepción conocida como "Inmaculada de Soult", pintada por encargo de Justino de Neve para el Hospital de los Venerables, recuperada posteriormente y hoy conservada en el Museo del Prado. La ciudad vivió con miedo y angustia aquellos treinta meses y el barrio tendría su protagonismo en el final de la historia con la famosa Batalla del Puente de Triana.

LA BATALLA DEL PUENTE DE TRIANA


El miedo al avance napoleónico por Europa hizo a los ingleses unirse a los portugueses para apoyar a los españoles y frenar así la expansión del imperio francés. Los aliados llegarán de Huelva y atravesando el Aljarafe bajaron a Triana. Los franceses mientras tanto dejaron Cádiz, replegándose hacia el norte para intentar frenar el avance aliado en Sevilla.

Al mando de los aliados estaba el general español Juan de la Cruz Mourgeon, ayudado por los coroneles británicos John Byrne Skerrett y John Scrope Colquitt. Junto a ellos John Downie, un escoces que, con la espada de Pizarro, lideraba la Leal Legión Extremeña, un ejército privado al servicio del duque de Wellington. Liderando a los franceses estaba Jean de Dieu Soult, conocido popularmente como el mariscal Soult. La primera ofensiva aliada sería en La Palma del Condado, de ahí partirán a Castilleja de la Cuesta. Ante el avance aliado, Soult decidió reforzar la posición en el Altozano, bien atrincherados y esperando defender el Puente de Barcas. A los aliados se les irán uniendo muchos de los habitantes de la Vega de Triana.

No fue este el primer enfrentamiendo de aliados y franceses, sería el último. Al bajar del Aljarafe, la lucha en la Vega de Triana fue dura, las víctimas se contaban por cientos. La lucha en el campo de batalla, el cansancio por el camino, el calor del agosto andaluz y una epidemia de tifus hicieron que aquel final de agosto de 1812 fuera el final para muchos combatientes de ambos bandos. Hubo un fuerte choque entre ambos bandos en el Altozano, algo que hizo que los franceses cruzaran el río. La recuperación del puente para los aliados hizo también abrir las puertas de la muralla hasta que la ciudad fue recuperada. Los franceses marcharon hacia Granada y Murcia, Sevilla había sido un duro varapalo para estos. El papel de la antigua Híspalis, hizo que Fernando VII le concediera a la ciudad el título de Muy Heroica, uniéndose a los que ya poseía de Muy Noble, Muy Leal e Invicta.

Pero no todos los franceses se fueron...

LEYENDA DE LA CALLE DUENDE


En Triana, en el callejón que se encuentra a las espaldas de San Jacinto, muchos decían ver algunas noches la figura de un francés, un alma en pena que vagaba perdido por la zona. No fueron pocos los que consiguieron ver alquel ¿espectro?, ¿fantasma?, ¿sería uno de aquellos franceses caidos en combate, cuya alma parecía no conseguir descansar en paz?.

Los vecinos pidieron a los dominicos rezar por aquella alma en pena, realizar alguna misa para ver si aquel fantasma conseguía descansar y dejaba de aparecerse por las noches. Nada se consiguió.

Años después, resultó que el "duende francés" no era un espectro, sino un hombre de carne y hueso que cayó malherido y al que una trianera recogió y curó. Se enamoraron y tuvieron hijos, pero él vivió en la clandestinidad durante años, por miedo a repesalias, atreviéndose a salir tan solo durante las noches. Pasado el tiempo y calmada la situación, el francés pasó a llevar vida normal y los trianeros descansaron pues "el duende" había desaparecido.

Las leyendas surgen muchas veces como forma de explicar hechos a los que no se sabe dar respuesta y esto ocurre en este caso. La realidad sigue sin saberse, el motivo por el que aquel callejón trasero de San Jacinto se llamó "del Duende", nadie lo sabe. Lo que sí sabemos, y nos lo dice Manuel Macías en su "Triana, el Caserío", aquel callejón se llama así desde al menos 1691, pues así lo dice el padrón municipal, es decir, desde 120 años antes de la invasión francesa. Como Duende aparece igualmente en los padrones de 1702, 1705, 1706, 1794 o 1821. Como Duende aparece igualmente en el plano de 1788 de López de Lerena. Posteriormente, la cercana calle Rosas acabó absorviendo a la del Duende, llamándose Rosas en su totalidad hasta que en 1859 se le llamó Ruiseñor, nombre que conserva aún en la actualidad.

Difícil por tanto adivinar a qué duende del siglo XVII se refiere el antiguo callejón. Quedémonos mientras tanto con aquel soldado francés "muerto" en 1812 durante la conocida Batalla del Puente de Triana. Es una poética forma de explicar lo que no sabemos hacer con datos históricos, al menos por ahora.

A CONTINUACIÓN TIENES OTROS ARTÍCULOS DEL BLOG QUE TAMBIÉN PODRÍAN INTERESARTE:

Si quieres organizar tu visita privada en Sevilla para ti, tu familia, amigos o para cualquier otra información, no dudes en contactar conmigo sin ningún tipo de compromiso. Puedes escribirme a:

WHATSAPP: +34637370456

CORREO ELECTRÓNICO: info@tuguiadesevilla.com

Puedes seguirme en:

Facebook: Tu guía de Sevilla

Instagram: Tu guía de Sevilla

 

José Manuel Villalba Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba