La Virgen de los Reyes y otras imágenes fernandinas de Sevilla.

Compartir

En torno a la Virgen de los Reyes hay todo un "círculo de imágenes fernandinas" en Sevilla, muy similares en su morfología y cuyo origen se encuentra entre la historia y la leyenda.

En otra entrada de este blog hablábamos de la leyenda del origen de la Virgen de los Reyes y de cómo antes de ser realizada la imagen, se realizaron otras buscando el parecido con la que Fernando III había visto en sueños. Estos "descartes" formarían ese círculo de imágenes fernandinas previas a la creación de la imagen definitiva. Pero esto es lo que nos dice la leyenda, veamos qué información histórica existe sobre este tema.

Mucho se ha debatido y poco se sabe del verdadero origen tanto de la Virgen de los Reyes como del resto de imágenes del mismo período que encontramos en Sevilla. Como antes dijimos, morfológicamente son muy similares y podrían ser englobadas por su estilo en el gótico francés, relacionadas con los talleres de París que trabajaban en el segundo cuarto del siglo XIII, hacia 1240. Son ejemplos de Virgen Majestad, típicas de la época, con la Virgen sedente como trono de Jesús (maiestas).

El trono también es seña de identidad del rey y en la Europa medieval muchas de estas imágenes eran a la vez relicarios y estas imágenes marianas parecen recoger toda esa herencia simbólica y estilística. Como ejemplo podemos citar el de la Santa Fe de Conques (Francia).

Se ha querido buscar el origen en que fueran un regalo del rey Luis IX de Francia, San Luis, a su primo hermano Fernando III. Si fueron o no un regalo no se sabe, pero que son de escuela francesa es un hecho. Si Fernando III llegó a Sevilla ya con estas imágenes o si fueron realizadas durante el sitio de la ciudad durante 1248 por algún escultor que viniera acompañando a las tropas castellanas, o incluso si fueron creadas una vez conquistada la ciudad es algo que a día de hoy no podemos confirmar.

Tampoco podemos confirmar si procesionaban en aquellos primeros siglos de vida, ni si lo hacían por la calle o en el interior de los templos, pues pocas fuentes citan algo al respecto. Ortiz de Zúñiga (1633-1680) deja claro que la Virgen de los Reyes tenía un "trono portátil" o un "tabernáculo portátil" donde se colocaba la imagen, pero no abunda la documentación al respecto.

Cuatro serían estas imágenes de María a las que conocemos como "vírgenes fernandinas": la Virgen de los Reyes, la Virgen de las Aguas de la iglesia del Salvador y otras dos imágenes que llevan también la advocación de Virgen de los Reyes, una se encuentra en el convento de San Clemente y la otra en la iglesia de San Ildefonso. Conozcamos un poco más a cada una de ellas.

La Virgen de los Reyes

Es la patrona de la ciudad de Sevilla y su archidiócesis desde 1946, posiblemente la devoción más antigua de la ciudad y la primera imagen mariana coronada canónicamente en Andalucía en 1904.

Si nos atenemos a la información histórica y documentada, la imagen es de autor anónimo y datada cronológicamente a mediados del siglo XIII. Es una Virgen sedente que mediría si estuviera en pie 1´76 metros y tallada en madera de cedro. Originalmente el Niño estaba sostenido con la mano izquierda de la Virgen y conserva (hoy inutilizado) un mecanismo con el que la imagen bendeciría o realizaría algún tipo de movimiento. Ambas imágenes son maniquíes de madera recubiertos de pergamino, articulaciones de encina, y cabeza y manos policromadas, teniendo la Virgen cabellera de hilos de oro.

La Virgen de los Reyes se encuentra presidiendo la Capilla Real de la Catedral de Sevilla, algo que se remonta a cuando la ciudad fue conquistada a los musulmanes en 1248 y la imagen pasó a presidir la capilla principal en el antiguo edificio de la mezquita convertida en catedral.

La Virgen de las Aguas

La creencia en que las imágenes marianas poseían virtudes sagradas cuyo poder procedía de su prototipo, estaba muy difundida en el siglo XIII. Seriar determinada imagen era algo habitual y sus "copias" tendrían el mismo valor y poder. De la Virgen Blanca de la catedral de Toledo por ejemplo, se conocen hasta ocho réplicas. Por ello no debe extrañarnos que la Virgen de los Reyes fuera copiada o imitada, dando lugar a la serie de "imágenes fernandinas", pudiendo ser "réplicas" de la imagen principal encargada por el monarca.

La Virgen de las Aguas de la iglesia colegial del Salvador se sitúa en la que fuera mezquita aljama de época emiral, cuyo edificio, restaurado por los almohades, se mantuvo hasta que se levantó la primera iglesia en el lugar en el siglo XVII (desaparecida). La advocación se debe probablemente a ser implorado su auxilio como remedio a las sequías. El maniquí es ya barroco, conservando cara y manos originales de la segunda mitad del siglo XIII. No posee cabellera de hilos de oro como la Virgen de los Reyes pero sí restos de oro en la cabeza. La imagen se restauró en el XVII, siendo sustituido el cuerpo y el Niño.

En el pasado tuvo mucha devoción y salía regularmente en procesión por la feligresía del Salvador bajo un palio de "tumbilla" que después adoptaría la Virgen de los Reyes.

 

Virgen de los Reyes del convento de San Clemente

El 23 de noviembre de 1248, festividad de San Clemente, fue el día en el que la Sevilla musulmana se rinde y entrega a las tropas castellanas de Fernando III. Por ello, entre los primeros conventos fundados en la ciudad se encuentra este Real Monasterio Cisterciense de San Clemente. Aunque las primeras noticias sobre él no aparecen hasta la década de los años ochenta del siglo XIII, no es de extrañar que entre las imágenes más antiguas del mismo encontremos una de la Virgen de los Reyes, principal devoción del rey.

El maniquí que da forma al cuerpo es moderno, la cabeza y las manos de la Virgen son del siglo XIII y los ojos de cristal y el Niño son posteriores, ya del siglo XVIII. La imagen mide 1'57 metros.

 

Virgen de los Reyes (de los sastres) de la iglesia de San Ildefonso

Del grupo de imágenes fernandinas, esta es la que ha llegado a nosotros más transformada, pues poco queda de la Virgen del siglo XIII en la actualidad. La imagen fue remodelada a comienzos del XVI, época de mayor esplendor de la hermandad de los sastres y aunque conserva el tipo de imagen sedente con el Niño, nada queda de la Virgen original.

Tradicionalmente se ha atribuido al propio Fernando III la fundación de la hermandad, originalmente en el Hospital de San Mateo Evangelista, en la Plaza de la Alfalfa. Tanto la hermandad como el gremio de sastres fueron muy importantes en la Sevilla de siglos pasados.

Tras la demolición del convento en 1587, la hermandad itineró por diferentes sedes como San Nicolás, la Casa Grande de San Francisco y tras la desamortización, llegó a San Ildefonso. La hermandad llegó a desaparecer y a reorganizarse de nuevo en 1934. Curiosamente, en 1954, la imagen de la Virgen de los Sastres viajó a Zaragoza para el Congreso Nacional Mariano como representación de la patrona hispalense, participando en una magna procesión que acompañó a la Virgen del Pilar el 12 de octubre de ese año.

A CONTINUACIÓN TIENES OTROS ARTÍCULOS DEL BLOG QUE TAMBIÉN PODRÍAN INTERESARTE:

Boletín

Si quieres organizar tu visita privada en Sevilla para ti, tu familia, amigos o para cualquier otra información, no dudes en contactar conmigo sin ningún tipo de compromiso. Puedes escribirme a:

WHATSAPP: +34637370456

CORREO ELECTRÓNICO: info@tuguiadesevilla.com

Puedes seguirme en:

Facebook: Tu guía de Sevilla

Instagram: Tu guía de Sevilla

 

José Manuel Villalba Rodríguez
Últimas entradas de José Manuel Villalba Rodríguez (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba