Velá de Santiago y Santa Ana: la fiesta más antigua de Sevilla.

Compartir

La Velada o "Velá" de Santa Ana, o mejor dicho, de Santiago y Santa Ana, se celebra en Triana y es la fiesta más antigua de nuestra ciudad. Tiene su origen con el comienzo del culto a la imagen de Santa Ana, en la iglesia edificada en la segunda mitad del siglo XIII. Estas veladas fueron tradicionalmente muy populares en la Sevilla de siglos pasados, cuando en la víspera de la festividad, la imagen era velada por sus devotos.

Sevilla había sido conquistada a los musulmanes en 1248 por Fernando III. Su hijo Alfonso X heredaría el trono castellano y afectado por una dolencia ocular, prometió a Santa Ana, madre de la Virgen María, levantar una iglesia en su honor si se curaba, y así fue.

Triana por esos momentos solo tenía una capilla dentro del castillo dedicada al culto de San Jorge, pero el barrio había crecido, cada vez eran más los trianeros, el barrio se extendía y los vecinos hicieron lo posible para que el rey levantara su iglesia dedicada a Santa Ana en la margen derecha del Guadalquivir.

La iglesia comenzó a edificarse en 1266, habiendo superado ya los 750 años de vida, convirtiéndose en una de las construcciones cristianas más antiguas de la ciudad. Apenas estuvo concluido el templo y el culto a Santa Ana establecido, en la víspera de la festividad de la santa, día de Santiago, el barrio acudía a venerarla, dando origen a esta Velada de Santa Ana.

Los diferentes cultos organizados en honor de Santa Ana en los días de vísperas, fueron dando lugar a la afluencia de devotos trianeros, sevillanos que cruzaban el puente de barcas y vecinos del Aljarafe, comarca con la que Triana siempre mantuvo una estrecha relación histórica. Al ser período estival, el calor hacía que el entorno del río fuera el lugar preferido para reunirse después. La afluencia de público atraía a vendedores, se montaban puestecillos ambulantes, familias y amigos se reunían en las puertas de las casas, donde frecuentemente aparecía el cante y el baile. Las familias que llegaban con hijos, dejaban a los más jóvenes cerca del río, donde jugaban y se bañaban mientras los mayores iban a la iglesia. Las calles Betis y Pureza se convertían en esos días en un continuo ir y venir de personas que llegaban para visitar a la "patrona" del barrio.

La iglesia de Santa Ana era la casa de todo los trianeros; refugio en inundaciones y epidemias, única parroquia del barrio hasta el siglo XX, lugar de estación de penitencia a lo largo de los siglos para las cofradías del barrio durante la Semana Santa. Cuando fue construida, se hizo concibiéndola como iglesia fortificada, con una cubierta plana para que sirviera de patio de armas. La amenaza musulmana fue continua durante las décadas posteriores a la conquista y la iglesia se levantó pensando en servir de lugar seguro en caso necesario.

No es de extrañar que en Triana, la iglesia de Santa Ana se haya considerado la catedral del barrio pues ha sido el punto de referencia durante siglos en esta orilla del río. Eso ha hecho que la devoción a Santa Ana haya sido una constante a lo largo de la historia de Triana y que su "velá" se convirtiera pronto en un acontecimiento muy popular dentro y fuera del arrabal.

Un coro interpretaba coplillas durante las fiestas, incluso se llegaban a imprimir para que todos los fieles pudieran acampañar cantando las diferentes letras. Estas se encuentran hoy lejos de Sevilla, pues se conservan en la Biblioteca Británica de Londres.

El abad Alonso Sánchez Gordillo, en su obra "Religiosas estaciones que frecuenta la religiosidad sevillana", comenta como una de las romerías o estaciones que había en Sevilla con más raigambre era precisamente la de Santa Ana. Donde confluían no solo las gentes que vivían en Triana, sino las gentes de la propia ciudad de Sevilla, que tenían que cruzar entonces el puente de barcas, para venir a postrarse a los pies de Santa Ana, que ya entonces tenía fama de milagrosa, como explicaba al diario ABC Amparo Rodríguez, archivera de la paroquia de Santa Ana.

Como todas las fiestas ha tenido altos y bajos y tras años de decadencia en épocas recientes, la Velá de Santa Ana fue "ascendida" en 2017 desde fiesta menor de Sevilla a formar parte de las Fiestas Mayores de la ciudad, junto a la Semana Santa o la Feria de Abril.

Días de Cucaña y avellanas verdes

Son muchas las imágenes o estampas clásicas de la Velá de Santa Ana como las casetas en la calle Betis o las luces y farolillos en el Puente de Triana, pero sin duda, hay dos elementos sin los que no podemos imaginar esta fiesta, son los puestos de avellanas verdes y el barco de la cucaña.

La cucaña es un juego de origen napolitano que llegó a España a lo largo del siglo XVI y que se incluyó en la programación de la Velá de Santiago y Santa Ana hace relativamente poco tiempo, en 1910. Este año serán 10 las banderas diarias que se pondrán en juego en diferentes categorías: 4 para adultos, 4 juveniles, 1 infantil y 1 femenina. Puedes conocer más sobre en otra entrada del blog dedicada a la CUCAÑA.

Las avellanas verdes han formado parte de la Velá de Santiago y Santa Ana desde hace tiempo, aunque no hay constancia de cuándo llega a hacer acto de presencia por primera vez. La avellana, verde aún, antes de estar del todo madura, es de sabor más amargo, aunque suficientemente suave como para ser agradable. En Sevilla y Andalucía en general, al cacahuete lo solemos llamar también avellana. La avellana verde sería lo que conocemos la avellana americana. El paquete cuesta actualmente 3€.

En la anterior fotografía puede verse el puesto de Carmela, fallecida en 2017 y fue la última representante de los vendedores de avellanas verdes de la Velá. El puesto está gestionado actualmente por su familia.

La avellana verde junto con los higos chumbos, las sardinas asadas y las moñas de jazmin y el flamenco formaron parte durante décadas de las Veladas de Santa Ana más clásicas que muchos añoran.

A lo largo de la Velá de Santiago y Santa Ana se desarrollan una serie de actos religiosos, competiciones deportivas, actuaciones musicales, que animan las calurosas tardes y noches del caluroso julio sevillano. Durante muchos años, fueron protagonistas del programa de la velá diferentes competiciones con bicicleta organizadas por Antonio Rodríguez "Zeppelin", ciclista trianero que disputó más de 500 carreras entre 1927 y 1951.

La Velá comienza normalmente el 21 de julio y termina el día de la festividad de Santa Ana, el 26 de julio.

El día de la patrona del barrio es el que concentra los actos principales, así como su víspera, el 25 de julio, festividad de Santiago. Puedes consultar y descargarte la programación de la Velá de 2022 en un archivo PDF pulsando AQUÍ.

La Velá comienza con una serie de actos previos y se inaugura oficialmente con el pregón. Entre los actos religiosos más destacados está la novena que se celebra en Santa Ana dedicada a la titular durante los nueve días previos a la festividad. A medianoche del día 25 comienzan las celebraciones principales con la interpretación de "Los Gozos de Señora Santa Ana" por parte de la Banda de Cornetas y Tambores del Santísimo Cristo de las Tres Caídas, algo que se realiza desde el campanario y las cubiertas de la iglesia y se acompaña de luminarias. Tras finalizar, la imagen de Santa Ana queda expuesta en besamanos, sustituido por una veneración desde que comenzó la pandemia. La mañana del 26 comienza con el Solemne Rosario de Señora Santa Ana, al que siguen diferentes eucaristías como la Función Principal que se celebra al final de la tarde y que cierra los actos religiosos dedicados a la abuela más querida del barrio.

A CONTINUACIÓN TIENES OTROS ARTÍCULOS DEL BLOG QUE TAMBIÉN PODRÍAN INTERESARTE:

Si quieres organizar tu visita privada en Sevilla para ti, tu familia, amigos o para cualquier otra información, no dudes en contactar conmigo sin ningún tipo de compromiso. Puedes escribirme a:

WHATSAPP: +34637370456

CORREO ELECTRÓNICO: info@tuguiadesevilla.com

Puedes seguirme en:

Facebook: Tu guía de Sevilla

Instagram: Tu guía de Sevilla

 

José Manuel Villalba Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba